clausura

Hacer parte a la escuela y hacer cambios de lo interno a lo externo para la creación de políticas públicas: especialistas de Chile, España y Portugal

OEI México . 2020/10/29
Tamaño del texto + -

  • La crisis sanitaria nos ha puesto en otro contexto, transformándose en algo social, dando un giro a la educación, con una visión más pragmática, anteponiendo nuevos desafíos y oportunidades: Francisco Gárate
  • El liderazgo inclusivo tiene que estar presente en toda la comunidad educativa, es un tema que no es únicamente de los docentes, ni de los directores, sino de toda la comunidad: María del Carmen Peral
  • La inclusión solo puede progresar con un sistema de políticas públicas, que sea afirmativo y de calidad: David Rodrigues
  • Hacer una reflexión de las características y necesidades para establecer propuestas de mejora situadas, reflexionar sobre las culturas, prácticas y políticas en los centros educativos y encontrar nuevas respuestas a las necesidades que se detecten: Yolanda Martínez

En el tercer y último conversatorio del día de hoy, titulado “Políticas educativas inclusivas: liderazgo inclusivo, participación y gestión institucional. Algunas experiencias”, estuvieron presentes las y los especialistas Francisco Gárate Vergara (Chile), María del Carmen Peral (España) y David Rodrigues (Portugal), quienes puntualizaron la importancia del trabajo colaborativo en los centros escolares, creando redes de apoyo y colaboración entre directivos, docentes, alumnos y madres y padres de familia, para garantizar una educación inclusiva y de calidad.

Francisco Gárate Vergara, sostuvo que la crisis sanitaria nos ha puesto en otro contexto, transformándose en algo social, dando un giro a la educación, con una visión más pragmática, anteponiendo nuevos desafíos y oportunidades.

Afirma que, existen niñas, niños y jóvenes que el sistema ha renegado en cuestiones como el acceso a la conectividad, generando una mayor marginación y segregación.

La escuela está centrada en el rendimiento, olvidando los elementos importantes como el aprendizaje significativo. De igual manera se ha dejado de lado la participación de las niñas y los niños; invitó a establecer mecanismos de participación en el aula y durante las clases asincrónicas.

Mencionó que, de la política pública aún se sigue teniendo un problema epistemológico entre lo que es integración e inclusión, siendo estos elementos distintos y que requieren de avances de desarrollo conceptual; lo que se ha hecho es homologar no sólo los conceptos, sino también, las políticas, como si la integración e inclusión pudieran ser lo mismo. Se debe avanzar hacia la inclusión para lograr cumplir el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS), relativo a garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Finalmente, comentó que desde los centros educativos y sus prácticas, se deben poner en marcha los nuevos conceptos de diversidad, inclusión y escuela con el fin de tener un conocimiento actualizado y contextualizado. Por tanto, los centros educativos tienen que ser promotores del cambio educativo y de los procesos educativos de calidad.

Aunado a lo anterior, enfatizó en la necesidad de un currículum priorizado, transitorio y de emergencia, el cual sólo será posible al pasar a una modalidad híbrida, donde exista una articulación y apoyo especializado.

En su oportunidad, María Del Carmen Peral Morales, señaló que el liderazgo inclusivo tiene que estar presente en toda la comunidad educativa que no atañe solamente a docentes, o directores. En este caso, sostuvo que la OEI como organismo internacional, tiene un rol diferenciado como parte de esa comunidad.

Declaró que, para aun regreso a las aulas, si bien se habla mucho de las barreras y currículum, no debe de olvidarse que, realmente, se siguen necesitando los mismos aspectos que antes de la pandemia: los niños y niñas, ya sea de manera presencial o virtual, necesitan seguir sintiéndose miembros de una comunidad educativa, tener un vínculo con sus profesores, tener motivación y mantener contacto con sus compañeros.

Señaló que es de vital importancia descentralizar las decisiones, pensar en el sujeto y el proceso para la creación de políticas.  Además, coincidió en que la escuela necesita del apoyo forzoso de la familia para dar ese acompañamiento.

Sostuvo que, si bien los sistemas tecnológico-digitales han marcado la diferencia y han sido la respuesta, junto con la radio y la televisión, para poder continuar la educación durante estos meses, también se pueden convertir (sí no son bien utilizados) en barreras, al incrementar la inequidad. En este sentido, señaló que desde la OEI se están promoviendo grupos de trabajo con organizaciones internacionales y Ministros de Educación para asegurar la continuidad educativa para el 2021, evidenciando la necesidad de crear alianzas y gestiones multisectoriales para hacerlo posible.

Por su parte, David Rodrigues, apuntó a cuatro vertientes que pueden ayudar a pensar en la inclusión en tiempos de pandemia:

  • Inclusión como sentido de pertenencia a una determinada comunidad: La inclusión es pertenecer y sentir que se pertenece a una comunidad.
  • Importancia de las políticas públicas: La inclusión solo puede progresar con un sistema de políticas públicas que sea afirmativo y de calidad.
  • Liderazgo: Invita a trabajar en colaboración, para tener mejores resultados dentro y fuera del aula.
  • Efectos de la pandemia: la educación sigue siendo un bien común, algo que hace parte del patrocinio como humanidad, no es un producto que se pueda comprar o vender.

Recalcó que no se puede volver a la desigualdad que teníamos antes de la pandemia y, por ello, es indispensable mirarla como oportunidad para no volver a la desigualdad que había antes.

Concluyó su intervención, haciendo hincapié en que, durante la suspensión de clases, los alumnos con alguna discapacidad fueron más afectados que otros, porque todo lo que tiene que ver con una pedagogía diferenciada y flexible, está conectada con la presencialidad, ya que en la escuela se concentran los recursos para paliar las desigualdades (comida, seguridad, salud, etc)

Al término de las conclusiones del tercer conversatorio, se dio paso a la clausura institucional, acto en el que estuvieron presentes la Directora General Adjunta de Vinculación Cultura y Educación y Encargada de la Presidencia del CONAPRED, Tania Ramírez Hernández y la Directora y Representante de la OEI México, Patricia Aldana Maldonado.

Patricia Aldana, comentó que la pandemia “puso un acelerador como la digitalización, y demás cambios que se han venido promoviendo”; afirmó que la colaboración entre docentes y familias ha sido fundamental e, insistió en que esta práctica no se pierda sino, por el contrario, se fortalezca.

Señaló que, la educación inclusiva es un derecho y que a nadie se puede dejar atrás, ni en la virtualidad, ni en la presencialidad.

Finalmente, manifestó que desde la OEI se han generado alianzas con diversos organismos para dar soluciones a los nuevos retos que nos enfrentaremos.

Por su parte, Tania Ramírez, apuntó a que han sido días de mucho aprendizaje, para “imaginar un futuro distinto que nos urge y nos merecemos”.

Comentó que, junto con Patricia Aldana, reflexionó sobre los cambios que la l COVID-19 propiciaría en la educación, llevándola a reinventarse. Esta reflexión fue el origen del citado ciclo de conversatorios, pensado como un espacio de diálogo en un tema que, es de gran interés y necesidad para la ciudadanía.

Concordó, que laCOVID-19 ha planteado distintos retos que deberán ser afrontados, pero que también permitirán reinventarnos como comunidad.

Finalizó con que no existe la normalidad, siendo lo humano, diverso y que esta crisis nos da la oportunidad de mirarnos en diversidad y la experiencia de ampliar las escuelas con una mirada más inclusiva y diversa.

El encuentro virtual fue moderado por Yolanda Martínez (España) y Fernando Salmerón (México).

Revive los encuentros virtuales: